Consecuencia de un corazón soberbio

Consecuencia de un corazón soberbio

Estudiar:

Capítulo 5 del Profeta Daniel

Objetivo:

Recordar que Dios resiste la soberbia del hombre.

Tópicos

  1. El banquete de Belsasar
  2. La escritura en la pared
  3. Daniel delante de Belsasar
  4. Daniel lee e interpreta la escritura
  5. Conclusión

El estudio de hoy está contenido solamente en el capítulo cinco del libro de Daniel en el mismo encontramos la historia del rey Belsasar hijo de Nabucodonosor quien según algunos datos históricas fue su abuelo, pero la Biblia dice que Belsasar era su hijo (Daniel 5:2) . La historia nos narra que mientras el rey celebraba un banquete a mil de sus príncipes, mandó a buscar los vasos de oro y de plata que Nabucodonosor su padre había traído de Jerusalén, para beber vino y festejar profanado de esa manera los utensilios de la casa de Dios, o sea , que él se excedió en su orgía.

Belsasar tenía conocimiento de lo acontecido con su padre; sin embargo sabiéndolo, su corazón se ensoberbeció profanando los utensilios del templo de Jerusalén. Hoy día el nombre de Dios es profanado por algunos reyes y poderosos de la tierra, los cuales no temen a Dios, sino que blasfeman de su nombre y se ensoberbecen, no temiendo al Rey de reyes y Señor de señores, pero llegará el día en el cual estarán delante de la presencia del todo Poderoso y tendrán que reconocer que de Dios es el poder.

1.  El banquete de Belsasar. (Daniel 5:1-4)

Era común en los reyes de aquellos tiempos hacer fiestas y banquetes con tanta orgía como la que hizo Belsasar, pero entendemos que no fue el banquete lo que provocó juicio de Dios para el rey; sino más bien el atrevimiento y profanación de este, de traer los utensilios de la casa de Dios. Su profanación fue de tal magnitud que no sólo usó los vasos, sino que alabaron a sus dioses de oro y de plata mientras bebían y celebraban.

2.  La escritura en la pared. (Daniel 5:5 – 9)

Imaginémonos el pánico que turbó la vida del rey, pues La celebración y la orgía se convirtió en horror al ver los dedos de una mano escribiendo en la pared. Belsasar estaba rodeado de príncipes que habían sido invitados al gran banquete, pero todo se convirtió en espanto.

3.  Daniel delante de Belsasar. (Daniel 5:13 – 23)

Como era costumbre en aquellos tiempos, los reyes tenían magos, sabios y adivinos a sus servicios para resolver asuntos que trascendían a sus conocimientos, pero en este caso, ellos no pudieron leer la escritura y mucho menos dar la interpretación, razón por la cual fue llevado Daniel delante del rey, el cual se mostró dispuesto y seguro a resolver el misterio, pues contaba con la sabiduría, el poder y la gracia de Dios.

4.  Daniel lee e interpreta la escritura. (Daniel 5:24 -28)

Antes de leer e interpretar la escritura , Daniel reprendió a Belsasar señalando su soberbia y su profanación a los vasos de la casa de Jehová, en los cuales bebían sus grandes, sus mujeres y sus concubinas, y no bastó con eso; sino que alabaron a sus dioses, no temiendo a Dios, aun sabiendo lo que sucedió a su padre Nabucodonosor.  La escritura fue la siguiente: MENE, MENE TEKEL UPARSIN, la interpretación del asunto: MENE, MENE, Dios contó tu reino y le ha dado fin, TEKEL: pesado ha sido en balanza, y fuiste hallado falto, PERES: tu reino ha sido roto y dado a los medos y a los persas.

5.  Conclusión

El rey Belsasar pudo haber tenido otro final si hubiera aprendido del ejemplo de su padre, pero siguió el mismo camino no reconociendo el poder y la autoridad de Dios. Aplicando esta enseñanza a nuestras vidas, podemos aprender que como hijos de Dios debemos mantenernos al margen de todo lo que pueda profanar el templo del Señor, ya sea nuestro propio cuerpo, que es el templo del Espíritu de Dios como el lugar asignado para la adoración a Dios y también los utensilios de su casa. Una forma de profanar el templo de Dios es vivir a la par con el sistema del mundo, pues no hay acuerdo entre los hijos de Dios y el sistema en que vivimos. (2 Corintios 6: 16)  Qué Dios nos ayude!

Scroll to Top