Dios usa cosas pequeñas y gente Sencilla para glorificarse

Estudiar:  

Éxodo 14:1-18, Josué 6:1-16, Jueces 7, Jueces 15:9-17, Samuel 17:31-50

Objetivo:

Reconocer nuestra dependencia de Dios en momentos difíciles.

Tópicos:

  • Los israelitas cruzan el Mar Rojo
  • La toma de Jericó
  • Gedeón derrota a los Madianitas
  • David derrota a Goliat
  • Conclusión

La Biblia contiene numerosas enseñanzas acerca de cómo Dios se glorifica haciendo uso de cosas de poca importancia a la vista humana. No solamente de cosas, sino también de personas que para el mundo no significan mucho ya sea por su atractivo personal, por su posición social, por su intelecto, etc. etc. Los primeros discípulos que el Señor llamó eran hombres sencillos y podemos decir del vulgo como el caso de Pedro y Andrés su hermano que eran pescadores, Mateo cobrador de impuestos y otros más, sin embargo; Jesús puso en las  manos de ellos la  gran comisión de predicar el evangelio de las Buenas Nueva de Salvación.

    Igualmente podemos recordar a algunos de los profetas de la antigüedad como Eliseo trabajando en el campo arando bueyes, Amós pastor de ovejas  y otros más los cuales la Biblia no considera datos personales de ellos. Igualmente en la actualidad, hay hombres y mujeres sencillos los cuales son usados por el Señor para ser colaboradores de la obra de Dios. En fin lo importante es entender que Dios no necesita cosas grandes ni hombres muy dotados para glorificarse.

Los israelitas cruzan el Mar Rojo. (Éxodo 14: 23-27)

    A la vista humana la situación en que se encontraba Israel era trágica, pues tenía por delante el Mar rojo y el ejército de Faraón por detrás. Dios se glorificó a través de Moisés, quien tenía dificultad para hablar y de su obediencia,  pues no podemos olvidar que la confianza en Dios va acompañada siempre de la obediencia.

La toma de Jericó. (Josué 6: 2-5)

    Estos versículos contienen la importante información que el príncipe de los ejércitos de Jehová comunicó a Josué acerca de la toma de Jericó .El plan divino de marchar alrededor de Jericó por siete días que probaría la fe de Israel y aumentaría el temor que ya existía en los habitantes de Jericó. La obediencia a las instrucciones  de Dios le permitió a Israel la toma de esta ciudad.

Gedeón derrota a los madianitas. (Jueces 7: 16-23)

    ¡Sorprendente la victoria que Dios le dio a su pueblo contra un ejército tan numeroso! Solo con trescientos hombres, trompetas y cántaros vacíos con teas ardiendo dentro de los cántaros se lanzaron. El quebrar los cántaros no solo hizo ruido sino que permitió que de repente se viesen las luces; razones por las cuales los enemigos  se llenaron de pánico y el pueblo de Dios se llevó la victoria.

David derrota a Goliat. (1 Samuel 17: 45-46)

    Es una historia bien conocida aun entre los niños, pero lo que queremos destacar de ella son los medios que Dios usó para llevar a cabo la victoria de David  contra Goliat hombre grande, fuerte y experimentado en asuntos de guerra. David, un jovencito y su pertrecho de guerra contra Goliat era su cayado, su honda y cinco piedras lisas las cuales suponemos eran pequeñas. No eran armas para enfrentar a un ejército y mucho menos a un líder como Goliat. La victoria se hizo realidad en la dependencia total del Señor.

Conclusión:

Esperamos que con esta lección aprendamos que Dios se glorifica con gente sencilla  y hace uso de cosas que muchas veces no lo pensamos ni creemos que son las adecuadas. Lo importante es que confiemos en el Señor y seamos obedientes a su Palabra y que en momentos difíciles de nuestras vidas, cuando no veamos la salida para resolver un problema o una situación de esas que suelen presentarse, dependamos de Dios, él nos ayudará siempre. Estad quietos y reconoced que Jehová es Dios; será exaltado entre las naciones, enaltecido en la tierra. (Salmo 46: 10) ¡Qué Dios nos ayude!

Scroll to Top