Estudio del Evangelio según San Juan (parte 4)

Estudiar:

San Juan capítulos 8, 9, 10

Objetivo:

Reconocer la misión de Jesús pese a las oposiciones de su época.   

Tópicos

1- La mujer adúltera

2- Jesús llama hijos del diablo a sus opositores

3- Jesús sana a un ciego de nacimiento

4- Jesús el buen Pastor

5- Conclusión      

    En la clase anterior vimos el inicio de las confrontaciones con el Hijo de Dios. Estas polémicas, fueron iniciadas mayormente por los grupos religiosos quienes tan aferrados estaban a la religión, que no pudieron reconocer a Jesús como enviado de Dios. Por lo general, las personas mas dificiles para creer en Jesus como Senor y Salvador del mundo, son los religiosos, pues la religiosidad obstruye la fe. Comúnmente nos encontramos con personas que profesan diferentes credos contrarios a las enseñanzas de la Palabra de Dios, pero se resisten a  abandonar esas creencias por considerarlas correctas, y con el pretexto de que deben conservarlas como legado de sus ancestros.

    Entre los grupos antagónicos de Jesús estaban los judíos aferrados a la Ley y a los ritos, de tal manera que no pudieron asimilar la Gracia salvadora de Cristo hacia la humanidad. Esto lo podemos ver en los capítulos tomados para el estudio de hoy, puesto que los religiosos reaccionaron en  forma negativa a la salvacion y perdon de una mujer pecadora y a la curación de un ciego de nacimiento. Comprobado está que la religión ignora y obstaculiza la Gracia de Dios.

La mujer adúltera (San Juan 8:1-11)

    Cristo no halló defecto alguno en la ley para excusar el pecado de la mujer que fue sorprendida en adulterio, pero tampoco tomó en cuenta el pretendido celo de los religiosos fariseos. Los que juzgan a los demás se condenan a sí mismo,,pues estos hacen lo mismo. En el asunto de la mujer adúltera, Cristo manifestó la gran obra por la cual vino a este mundo. Esta era llevar pecados al arrepentimiento no para destruir,sino para salvar. La ley contempla que toda persona  que comete adulterio sea apedreada, pero la Gracia salvadora de Cristo ofrece perdón a los que se arrepienten. Notemos la advertencia de Cristo a la mujer: “vete y no vuelvas a pecar.”

Jesús llama hijos del diablo a sus opositores (San Juan 8:39-47)  

    Satanás es el promotor de toda clase de falsedad. Es mentiroso, todas sus tentaciones la lleva a cabo llamando bueno a lo malo y malo a lo bueno. Es autor de todas las mentiras; a él se parecen todos los mentirosos con quienes estará para siempre. Aquellos que reclamaban ser hijos de Abraham, recibieron un mensaje duro de parte de Cristo, pues fueron llamados hijos del diablo, porque sus actitudes eran incongruentes con ser llamados hijos de Abraham. Por tal razón Jesús les dijo : Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais, vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer.

Jesús sana a un ciego de nacimiento (San Juan 9:1-12)

    La pregunta que le hicieran  los discípulos a Jesús acerca del ciego de nacimiento, fue precisamente porque la enfermedad y el sufrimiento eran considerados como consecuencias del pecado. Jesus corrigió esta creencia al responder a sus discípulos :” No es que este, ni sus padres pecaron, sino para que las obras de Dios se manifiesten en el. Dios se glorifica en nuestras necesidades, por tal razón no debemos considerar a los que las padecen como si fueran pecadores, pues tal creencia está lejos de la realidad.

Jesus el buen pastor (San Juan 10:1-21)

    El Señor Jesús, hace uso de una alegoría tomada de las costumbres orientales, para ilustrar el manejo de las ovejas. Los hombres como criaturas de Dios, son llamados ovejas de su prado. La iglesia de Cristo en el mundo es como un redil de ovejas expuesto a los engañadores  y a los perseguidores. Cristo, el buen Pastor conoce a todas sus ovejas, las cuida por su providencia, las guía por su Espíritu y su Palabra y va delante de ellas, como los pastores orientales iban delante de sus ovejas.

Conclusión

    El Señor Jesús no prometió a sus seguidores que iban a tener la aprobación de todo  mundo, pues la Palabra dice: A los suyos vino y los suyos no lo recibieron. Mas a todos los que lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. (Juan 1: 11-12) También,nos advierte: “Si el mundo os aborrece, sabed que a mi me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo,el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. (Juan 15:18-19).

El rol de la iglesia de Cristo aquí en la tierra es llevar a cabo la tarea de la “Gran Comisión.” Los que reciban la Gracia de Dios mediante Jesucristo serán salvos y los que la rechacen serán condenados,pues debemos tener bien claro que los perdidos serán como la arena que está en el mar. Debemos ser luz en este mundo para alumbrar a los que están en tiniebla, y sal para dar sabor a este mundo insípido. ¿Que Dios nos ayude!

Scroll to Top