Estudio del Evangelio según san Juan (parte 6)

Estudiar:

San Juan caps. 15, 16, 17, 18

Objetivo:

Reconocer la obra perfecta de la persona del Espíritu Santo.

Tópicos:

1 – Jesús la vid verdadera

2 – La obra del Espíritu Santo

3 – Jesús ora por sus discípulos

4 – Arresto de Jesús

5 – Conclusión

Acercándonos a la parte final de esta serie de estudios sobre el Evangelio según San Juan, tenemos hoy la penúltima y sexta lección, para la cual hemos tomado los cuatro capítulos ya mencionados. El Señor Jesús, empleó una metáfora bien extensa para ilustrar los principios de la vida cristiana, notemos, que el Señor usa imágenes propias de la vida agrícola de su época, es decir, vides y cosecha de uva. En el AT la vid se usaba con frecuencia como símbolo de Israel (Sal. 80: 9-16, Is. 5:1-7) Jesús se identificó a sí mismo como “la vid verdadera” y al Padre como “el labrador de la vid.  La vid tiene dos tipos de ramas o pámpanos: los que llevan fruto y los pámpanos sin fruto. Entendemos, que los pámpanos que llevan fruto, son los verdaderos o auténticos creyentes; aunque el contexto inmediato en este pasaje se enfoca en los once discípulos fieles, pues sabemos que había uno que no era fiel, es a saber “Juda”.

Según la Biblia de estudios “MACARTHUR” los pámpanos que no llevan frutos representan a los que profesan tener fe, pero que en sus vidas nunca ha ocurrido una salvación genuina, y por tal razón no reciben su vitalidad de la vid. Este fue el caso de Juda, el cual se tiene de manera especial en el contexto inmediato, pero la imagen se aplica con este ejemplo a todos los que hacen una profesión de fe, pero en realidad no poseen la salvación.  ¡Que este no sea el caso de ningunos de nosotros!

Jesús la vid verdadera (San Juan 15:1-17)

Con esta afirmación de Cristo, “Yo soy la vid verdadera,” la cual es considerada como la última de siete afirmaciones sobre su deidad, Cristo enseñó cual es la forma de vida que sus seguidores deben llevar, vidas fructíferas que proyecten la salvación que el creyente ha recibido por parte de Jesús. La expresión de Jesús refiriéndose a los pámpanos que no den fruto,”lo quitará”, puede ser referencia a la muerte física de cristianos que no dan fruto,o tambien podria significar que el viñador anima y ayuda al creyente sin fruto, esperando que responda y comience a llevar fruto.

La obra del Espíritu Santo (San Juan 16: 5-15)

El Señor Jesús observó la tristeza de sus discípulos, porque nuevamente les recordó su despedida, pero nuevamente les dice: es necesario que yo me vaya, porque si no me fuera el Consolador no vendría a vosotros. Jesús reitera la promesa de enviar al Espíritu Santo para consolar a los discípulos y hace hincapié en su poder para dar vida ( 7:37-39), luego resalta su presencia que viene a morar en el creyente (14:16-17) y su ministerio de enseñar. (14:26) En síntesis, el Señor expone la obra del Espíritu Santo diciéndole a sus discípulos que cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; de justicia por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.

Jesús ora por sus discípulos (San Juan 17:1-26, algunos vs.)

Antes de su oración al Padre por sus discípulos, el Señor expresa palabras de consolación diciéndoles: ” Todavía un poco y no me veréis; y de nuevo un poco y me veréis; porque yo voy al Padre. Esta expresión, según algunos comentaristas Jesús se refería a su ascensión y a la venida del Espíritu Santo, y que de este modo declaró que el Espíritu Santo y Él son uno. Luego procedió a orar por sus discípulos la oración que se conoce como: ” sumo sacerdotal, “en la cual el Señor ora por su propia glorificación, por la protección, santificación y unidad de los creyentes, y por la glorificación final de todos ellos. Es esencialmente una intercesión por los que forman su iglesia.

Arresto de Jesús (San Juan 18:1-11)

En este capítulo se destacan el arresto y juicio de Jesús. Puesto que el objetivo de Juan era probar que Jesús era el Mesías y el Hijo de Dios. En su relato de la pasion de Jesus, presenta la evidencia necesaria para cumplirlo, mediante la descripción de los actos horrendos y vergonzosos cometidos contra Jesús; Juan advierte que estos hechos, lejos de detraer su persona y su misión, en realidad constituían una evidencia para confirmar su identidad y la razón por la cual había venido.

Conclusion

Después del arresto de Jesús, se efectuaron varias escenas antes de llevarlo a la cruz. Cabe destacar entre ellas: la interrogación a Jesús hecha por el sumo sacerdote, la negación de Pedro y Jesús ante Pilato. Mientras Anás interroga a Jesús, su turbación se centra en las afirmaciones de Jesús de que era el Hijo de Dios. En una audiencia judía formal, cuestionar al acusado podría ser ilegal porque su caso debía fundarse en los testimonios de otros testigos. Por tal razón, Jesús le respondió al sumo sacerdote que no debía preguntarle a él, sino a todos los que habían oído sus prédicas. Esta respuesta del Señor, le costó ser abofeteado por uno de los alguaciles que estaba presente, a este oprobio se sumó la negación de Pedro, mas el traslado de Jesús al tribunal de Pilato,y que los opositores de Jesús eligieron la libertad de Barrabás ( que era ladrón), en lugar del justo. Estos fueron de los primeros oprobios que sufrió nuestro Señor antes de ir a la cruz, todo esto por amor al mundo. Dios no pasará por alto a los que tengan en poco un sacrificio tan grande. ¡Que Dios nos ayude!.

Scroll to Top