La depresión, una de las enfermedades más diagnosticadas en este siglo XXI

Objetivo: “Entender que los hijos de Dios somos libres de ataduras”.
Estudiar: 1 Reyes 19, Salmo 31, Salmo 42, Salmo 43:2,Isaías 61:1, 1Tes.5:16, Fil.4:4.

Bosquejo:

  1. a) Definición de la depresión
  2. b) Diferencia entre aflicción y depresión
  3. c) El caso del Profeta Elías
  4. d) La voluntad de Dios es que vivamos gozosos
  5. e) Qué hacer si estoy viviendo en depresión?

La depresión

Es definida como un trastorno afectivo al estado de ánimo de las personas que la padecen. Esta palabra, viene del latín (depressio: hundimiento) El paciente se siente hundido con un peso sobre su existencia. Es lamentable, que muchas personas incluyendo cristianos pueden lucir perfectamente normales a los ojos de los demás, pero en su interior luchan con irritabilidad, pérdida de entusiasmo por la vida, desánimo y carecen de gozo y alegría, pero lo peor del caso es que las personas que padecen de esos males, lo hacen parte de sus vidas adoptándolos como si fueran normales. ¡lamentable!

Diferencia entre aflicción y depresión.

    Muchos hombres de Dios pasaron por tiempos de angustia y dolor, pero a diferencia de muchos, no era el estado en que ellos vivían ; sino más bien fueron momentos y etapas de sus vidas. (Sal.31:9), (Sal.42:3)

El caso del Profeta Elías:

    Tal como nos dice la Biblia, Elías era un hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras  (Sant.5:17). Atemorizado por la malvada Jezabel, huye exhausto, hambriento y solitario, pide a Dios que le quite la vida, pero esto no fue una situación permanente; sino momentánea, pues Dios suplió las necesidades del profeta en las diferentes áreas.

Espiritual: Le deja sentir su presencia por medio de un silbido apacible y delicado (1 Reyes 19:12)
Físico: Dios lo alimenta. (1 Reyes 19:5 -7)
Emocional: Alienta al profeta, dejándole saber que él no era el único. (verso 18)

La voluntad de Dios es que vivamos gozosos

“Estad siempre gozosos“ (1 Tesal.5:16). “Gozaos en el Señor siempre” (Fil.4 :4)

¿Qué hacer si estoy viviendo en depresión?

En primer lugar debo reconocer que no estoy llamado a vivir de esa manera. (Sal.43:2). En segundo lugar, debo examinar mi vida.   (Sal.139:23-24).  En tercer lugar poner en orden nuestras vidas a la luz de la Palabra para que armonicen con el propósito de Dios. (Sal.119:133)

    La voluntad de Dios es que vivamos libres de ataduras.  El profeta Isaías, hablando del ministerio del Mesías dice:  “El Espíritu del Señor Jehová es sobre mí, porque  me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel. (Isaías 61:1). Si somos libres de ataduras, no hay razón para que vivamos todo el tiempo bajo opresión ni mucho menos para darle lugar al enemigo de nuestras almas, ddeclarándonos derrotados por este mal del siglo al cual se le llama depresión.

Scroll to Top