Cómo Descubrir la Voluntad de Dios

Estudiar:

Salmos 15, Miqueas 6:6-8, Mateo 5:14-16, Lucas 9:12-27, Romanos 13:8-14, 2 Pedro 1:3-9

Objetivo:

“Conocer la verdadera voluntad de Dios por medio de la Biblia.”

Tópicos:

  1. Los que andan en integridad
  2. Lo que pide Dios
  3. Llamados a alumbrar el mundo
  4. Áreas del desarrollo espiritual
  5. Conclusión

   Sin lugar a dudas el hacer la voluntad de Dios es la meta y deseo de muchos creyentes, como también lo es la aspiración de crecer.  Pero se nos hace difícil, porque queremos hacerlo con nuestras propias fuerzas y dependencia de otros medios, por ejemplo muchas veces somos presas de oír voces y enseñanzas que aunque son buenas, no tienen nada que ver con la voluntad del Señor.  Muchas de esas enseñanzas son dogmáticas y al mismo tiempo enseñadas como si fueran la voluntad de Dios enseñadas en su Palabra. En otras palabras, descuidamos lo primordial por “lo que no lo es.” Entendemos que cuando Jesús dijo: “El que cree en mí como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de aguas vivas (Juan 7:38), nos dio a entender que debemos creer como dice la Palabra de Dios y no como otros enseñan.  La Palabra de Dios es la guia, es la brújula que nos lleva a puerto seguro y sin ella, jamás lograremos descubrir la verdadera voluntad de Dios en nuestras vidas. Según el apóstol Pedro, los ingredientes que debemos añadir a nuestra fe para estar en la voluntad de Dios, son los siguientes: virtud, conocimiento, dominio propio, paciencia, piedad, afecto fraternal y amor. Si todas estas cosas están en nosotros, seremos creyentes fructíferos y andaremos en la verdadera voluntad del Señor.

1. Lo que andan en integridad.  (Salmos 15)

   Aquí el salmista David describe el carácter de la personas que tiene las cualidades para ser un huésped de Dios.  La preguntas del versículo 1 son contestadas en los versos siguientes mediante una relación de once características del hombre justo quien es recto en obras, palabras, actitud y relaciones financieras.  Estas cualidades son impartidas por Dios.

     2. Lo que pide Dios.  (Miqueas 6:8)

    En respuesta a Dios, Israel propone compensar su pecado por medio de sacrificios.  Pero Dios responde que Él les ha dicho que prefiere un pueblo espiritual y obediente antes que dado a hacer otras cosas que aunque son buenas no son las esenciales.

    3. Llamados a alumbrar al mundo. (Mateo 5:14-16, 1 Juan 4:7-8)

    Refiriéndose a sus seguidores Jesús dijo:  “ustedes son la luz de este mundo. Una ciudad en lo alto de un cerro no puede esconderse.  Ni se enciende una lámpara para ponerla bajo un cajón. También, el apóstol Juan expone que Dios solo puede ser conocido de veras por los que viven en amor.

    4. Áreas del desarrollo Espiritual.  (2 Pedro 1:5-10)

    Debemos esforzarnos para que nuestra fe crezca cada dia mas, ya que esta debe ser progresiva, y de la manera que debemos progresar es añadiendo la buena conducta, el entendimiento, el dominio propio, la paciencia, la devoción, el afecto fraternal y el amor.  Si hacemos estas cosas no caeremos jamás.

    5. Conclusión

    En virtud de que ahora hemos sido libres de la esclavitud del pecado y hemos entrado al servicio de Dios, el resultado debe ser una vida consagrada a Dios y finalmente la vida eterna (Romanos 6:22).  Hay una gran diferencia en la libertad de mente y de espíritu tan opuesta al estado de esclavitud que tiene el verdadero cristiano que está al servicio de su Señor, y a quien puede considerar su padre y heredero, por la gracia de Jesucristo, estado este, que no podía experimentar en el estado de esclavitud en el cual se encontraba.  El creyente es puesto en libertad cuando es hecho libre del pecado. Si el fruto es para santidad si hay en él, un verdadero crecimiento el final será la vida eterna, ¡un final muy feliz! Aunque el camino es estrecho, espinoso y tentador; no obstante, la vida eterna está asegurada. ¡Que Dios nos ayude!

Scroll to Top