Las obras de la carne

Estudiar:

Romanos 1:24-32, 1 Corintios 6:9-10, Gálatas 5:16-21 ( pueden usarse todas las citas)

Objetivo:

Acudir a la ayuda de Dios, para lidiar con las obras de nuestra carne.

Tópicos

 Fornicación y adulterio

 Lascivia e inmundicia

 Idolatría

 Hechicería

 Enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones y herejías

 Envidias, homicidios, borracheras y orgías

    Hace algún tiempo, estudiamos las obras de la carne y el fruto del Espíritu, pero lo hicimos de manera muy sintética, razón por la cual hemos considerado estudiar con más detalle las obras de la carne, por considerar el estudio de este tema de vital importancia, debido a que el pecado y la maldad abunda cada dia mas de tal manera que en los días que vivimos las cosas malas y abominables delante de Dios,pasan como buenas y normales y viceversa. El apóstol Pedro nos exhorta a abstenernos de los deseos de la carne, porque estos batallan contra el alma (1 Pedro 2:11)y de la única manera que podemos salir airosos es manteniendo un estilo de vida de acuerdo a la Palabra de Dios.

    Alguien dijo lo siguiente :”Somos un espíritu, tenemos un alma y vivimos en un cuerpo.” Entendemos, que esta aseveración pone de manifiesto la lucha campal entre la parte espiritual del hombre y su carne. A continuación trataremos de desglosar las obras de la carne con el mayor detalle posible las cuales se encuentran en la lista que nos ofrece el apóstol Pablo en los vs. 16-21 de Gálatas. Esta lista abarca tres áreas fundamentales de la vida humana : sexualidad, religión y relaciones humanas.

– Fornicacion y adulterio (1 Corintios 6:9-10)

    La palabra fornicación viene del griego( porneia), de la cual se deriva el termino “ pornografia,” se refiere a toda actividad sexual ilícita e incluye adulterio, sexo fuera del matrimonio, homosexualismo, bestialidad, incesto y prostitución.

– Lascivia

    Se refiere a toda clase de conducta sexual excesiva o falta de moderación, pero también asocia con dar rienda suelta a las pasiones sexuales más bajas.

– Inmundicia

    Se refiere a contaminación por impureza rituales o morales y a todo lo que pertenece a esfera demoníaco.

– Idolatría

    La idolatría en término general, significa adoración tributada a dioses distintos del Dios verdadero (Jehová) y a Jehová mismo, por medio de imágenes. También a todo lo que se adora y ocupa el lugar de Dios.

– Hechicería

    Esta palabra viene del griego (Pharmakeia), de la cual se deriva la palabra “Farmacia”, cuyo significado original aludía a medicinas en general, pero llegó a aplicarse sólo a las drogas que alteraban la mente de las personas, a la práctica del ocultismo, la brujería y la magia. Muchas prácticas religiosas paganas requerían el uso de esas drogas para facilitar la comunicación con sus supuestas deidades.

– Enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones y herejías

    Todos estos pecados se manifiestan en el área de las relaciones humanas y tienen que ver con alguna forma de enojo corrupto. Las “enemistades” resultan en “contiendas”(pleitos), los “celos” (resentimiento odioso), resultan en “iras”(explosiones súbitas e incontroladas) y las herejías se refieren a cualquier desviación de de la ortodoxia o doctrina oficial de la iglesia.

– Envidias, homicidios, borracheras y orgías

    Estas cuatro manifestaciones representan la animosidad entre individuos y grupos. Las borrachera y las orgías, probablemente se refería a las orgías que caracterizan el culto a lo ídolos paganos. Se refiere generalmente a todas las conductas revoltosas, escandalosas y desenfrenadas.

– Conclusión

    Cuando el apóstol Pablo dice: “manifiestas son las obras de la carne”,está diciendo que estas se manifiestan de formas tan obvias y definidas las cuales son muy difíciles de ocultar. Los creyentes estamos convencidos de que vivimos librando una batalla campal con nuestra naturaleza pecaminosa y que, con nuestro propio esfuerzo no podemos librar esta batalla , pues solo con la persona poderosa del Espíritu Santo, podremos salir airosos. ¡No lo olvidemos, solo con la ayuda del Espíritu Santo.!

    Cuando el apóstol añade a las obras de la carne: “ cosas semejantes a estas”, entendemos que hay otros pecados muy parecidos a las obras de la carne, y que nuestra conciencia nos los deja saber. Estos tambien nos impiden heredar el reino de Dios. Es cierto, que podemos incurrir en cualquiera de esas obras pecaminosas, pero lo importante es levantarnos, no ignorarlas y mucho menos convertirnos en reincidentes. ¡Que Dios nos ayude.!   

,

Scroll to Top