PROVERBIOS (parte 2)

Estudiar:

Proverbios 26:13-16; Proverbios 6:6-11.

Objetivo:

Aprender a vivir de una manera sabia aplicando los principios de la palabra de Dios.

Tópicos:

  1.  A quienes se dirige el libro
  2.  Beneficios del consejo sabio
  3.  La pereza
  4.  El enojo y la ira
  5.  Preguntas de reflexión

En el primer estudio de los proverbios dimos una introducción del libro, sus temas principales y autor. En esta ocasión abordaremos otros temas incluidos en el libro como la pereza y el enojo. Hacemos la misma recomendación pasada, que al estudiar este libro lo haga de una manera práctica porque es un libro práctico orientado siempre a la acción.

Cabe notar que la mayor parte del libro fue escrito por Salomón, el capítulo 30 son palabras de Agur y el capítulo 31 de Lemuel, quien para muchos es el mismo Salomón. Por último, recalcamos sobre el tema dominante del libro que es “el temor a Jehová”. Este tema aparece a lo largo del libro desde el principio hasta final. El temor a Jehová no significa tener miedo a Dios, sino que implica respecto, sumisión y obediencia hacia él.

1.  A quiénes está dirigido el libro

La palabra de Dios va dirigido a toda persona, pero específicamente este libro se dirige a:

  • A los “simples” y “jóvenes”: Para dar sagacidad a los simples, y a los jóvenes

inteligencia y cordura” (Pr. 1:4). Alguien dijo que el libro de Proverbios es el mejor libro que un joven pueda leer. Este libro escribe a los jóvenes como un padre aconsejando a sus hijos, amonestándolos continuamente a escuchar a sus padres, advirtiéndoles sobre el pecado sexual, advirtiéndoles con quienes se juntan, etc. También el libro está dirigido a los “simples”. ¿Qué entiende usted por una persona simple?

  • A los sabios y entendidos: “Oirá el sabio, y aumentará el saber, y el entendido

adquirirá consejo” (Pr.1:5).

2.  Beneficios del consejo sabio

Este libro nos llama continuamente a guardar el consejo, a no ser oidores olvidadizos. Como es un libro orientado a la acción, nos reitera que pongamos el consejo por práctica, “Retén el consejo, no lo dejes; guárdalo, porque eso es tu vida” (Pr. 4:13). El consejo sabio:

  • Afirma y ordena el pensamiento, dando un sentido claro de dirección: “Los

pensamientos con el consejo se ordenan; y con dirección sabia se hace la guerra” (Pr.20:18). Nos ayuda a ser personas triunfadoras y victoriosas: “Donde no hay buen consejo, el pueblo cae, pero en la abundancia de consejeros está la victoria”

(Pr. 11:14); también ver Pr. 15:22.

  • Nos ayudan a ser personas sabias y prudentes: “Escucha el consejo, y recibe la corrección, para que seas sabio en tu vejez” (Pr. 20:19); también ver Pr. 12:15. Muchas decisiones que tomamos traerán consecuencias por el resto de nuestras vidas, de ahí la importancia de que nuestras decisiones sean guiadas por el consejo sabio. ¿Alguna vez ha tomado una mala decisión que luego digas o pienses, “si me hubiera llevado del consejo…”? Frecuentemente Dios utiliza a nuestros padres, pastores, maestros y mentores para revelarnos su consejo.

3.  La pereza

Los creyentes estamos llamados a ser productivos en nuestra vida espiritual y secular ya que mostramos nuestra fe mediante las obras. La palabra de Dios nos manda a cumplir nuestra obligación de proveer para nuestras familias a través de nuestro trabajo, “Porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo” (1 Timoteo 5:8). La palabra de Dios también nos enseña a trabajar para ayudar a los necesitados porque “Más bienaventurado es dar que recibir” (Hechos 20:34-35). Algunos proverbios sobre la pereza: “Ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y sé sabio” (Pr.6:6). “En su propia opinión el perezoso es más sabio que siete que sepan aconsejar” (Pr.26:16).

4.  El enojo y la ira

¿Conoces a Amargalina? “Amargalina” tiene un problema. Ella grita cuando se pone súper enojada. Su enojo le ha causado problemas en su matrimonio y perdió un trabajo por su temperamento. Cuando se pone a analizar sus “explosiones,” se da cuenta que suceden sobre todo cuando no ha dormido bien en la noche anterior. Ella reconoce que en situaciones de estrés y presión se dan más frecuente sus explosiones de ira. Amargalina pierde a veces la razón y es capaz de cometer una locura en una de sus explosiones de ira. ¿Conoces a Amargalina? Proverbios sobre el enojo:

  • “El que fácilmente se enoja hará locuras” (Pr. 14:17).
  • “No te entremetas con el iracundo, Ni te acompañes con el hombre de enojos, No sea que aprendas sus maneras, y tomes lazo para tu alma.” (Pr.22:24-25)
  • El necio da rienda suelta a toda su ira, mas el sabio al fin la sosiega” (Pr.26:11).

5.  Preguntas de reflexión:

  • ¿Por qué dice el proverbio que “El perezoso es más sabio que siete que sepan aconsejar”?
  • ¿Es la ira y el enojo conducta que pueden ser aprendidas?
  • ¿Cree usted que Amargalina refleja el carácter de Jesús?
Scroll to Top