Nuestra visión cambia cuando entramos al Santuario

Estudiar:

Salmo 73, Salmo 37, 1 Crónicas 6: 39-43, 1 Crónicas 15:16-19, Colosense 3:1-4

Objetivo:

“Reconocer la necesidad de estar siempre en la presencia de Dios.”

Tópicos:

  1. Mirada fuera del Santuario
  2. Entrando En el Santuario de Dios
  3. El destino de los que se apartan de Dios en contraste con los que ponen en Dios su esperanza
  4. Conclusión

La clase de hoy está fundamentada en uno de los llamados “Libros poéticos o sapienciales, es a saber los Salmos. También se le ha llamado a este libro el “Cancionero de la Biblia, “pues contiene hermosas canciones de adoración a nuestro Creador. El salmo 73 el cual usaremos con más frecuencia, es uno de los salmos de “Asaf”, quien fuera uno de los descendientes de “Levs” (1Cr.6:39-43). Padre de la familia escogida para el ministerio de la música y uno de los directores durante el reinado de David. Los levitas le designaron cantante y ejecutante de címbalos cuando se llevó el arca a Jerusalén (1Сr.15:16-19). El mismo rey lo confirmó poniéndolo al frente de la alabanza coral e instrumental (1Сr.16:5-7). En este salmo vemos que Asaf, siendo un adorador, levita y director de la alabanza, se vio tentado fuertemente a envidiar la prosperidad de del impío. Esta tentación es muy frecuente en los santos poniendo a prueba su fe .Pero lo importante es hacer lo que hizo el salmista, “entrar al santuario “. Entiéndase por santuario, lugar en la tierra donde mora la presencia de Dios, y en sentido figurado se le llama santuario al pueblo de Dios (Sal.114:2), ya que él mora entre ellos. Pero también, santuario puede significar “refugio “. A este lugar acudió Asaf, pues tenía bien claro el principio por el cual estaba decidido a permanecer firme. “Es la bondad de Dios”.

1. Mirada fuera del santuario. (Salmo 73: 2-13)

El salmo inicia con la siguiente afirmación: “Ciertamente es bueno Dios… “Esta es la conclusión producto de la prueba de haber estado a punto de perder la fe. Al

mirar fuera del santuario, el salmista dijo lo siguiente: “En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies…Porque tuve envidia de los arrogantes,… (vs. 2,3).

2. Entrando en el santuario de Dios. (Salmo 73: 17-26)

A pesar de que el salmista fue fuertemente tentado, muestra cómo prevalece la fe y la gracia. Tal actitud es señal de que nos arrepentimos de los malos pensamientos del corazón y de que entramos al santuario, el cual debe ser el refugio del alma tentada.

3. El destino de los que se apartan de Dios en contraste con los que ponen en él su esperanza. (Salmo 73: 27-28)

Aquí el salmista concluye con la siguiente reflexión: “los que se alejan de Dios perecerán, serán destruidos todos los que se apartan de él”. ¡Acerquémonos a nuestro Dios por fe y en oración!, y nos daremos cuenta que es bueno hacerlo. Los que depositan su confianza en Dios, nunca tendrán falta de motivos para agradecerle.

4. Conclusión:

Desde antaño se ha visto a un mundo donde malhechores floren, prosperan y viven con toda comodidad. Por esto somos tentados a angustiarnos y a pensar que ellos son los únicos felices en el mundo. Por tal razón tendemos a desear ser como ellos; sin embargo, se nos advierte en contra de esto. La prosperidad exterior se desvanece. Si miramos adelante con el ojo de la fe no veremos razón para envidiar al impío. En el Salmo 37 David usa una serie de expresiones proverbiales para exhortar al justo a confiar en Jehová y que no se impacienten a causa de los malignos, quienes serán desarraigados de la tierra. El v. 22, presenta un resumen de todo el Salmo: “Porque los benditos de Jehová heredarán la tierra y los malditos serán destruidos”. El apóstol Pablo nos aconseja lo siguiente: “Si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo…”

iQue Dios nos ayude!

Scroll to Top